Archivo de la categoría: Leyendas Mexicanas de Torreon

Leyenda Mexicana del hombre de pies de chivo

Leyenda Mexicana del hombre de pies de chivo

Esto que les cuento, es una anécdota que le paso a la hermana de la abuela de mi madre, pero e escuchado muchas versiones que se parecen o asemejan, así que no sabemos hasta qué punto es verdad o leyenda, fue en los años en que cualquier parte de la provincia de México  se escuchaban historias parecidas.

Esta leyenda Mexicana del hombre de pies de chivo, le paso a la hermana de mi bisabuela, ahí por los años 20´s, en Torreón, Coahuila, como verán en esa época  las calles quedaban solas, para las 10 PM, al igual que en todo pueblo Mexicano.

La hermana, que su nombre era María, acostumbraba a salir a los bailes de la época  sin el consentimiento de sus padres, por aquellos años era mal visto que una señorita de 18 años estuviera, por las calles a esa hora y en casa  de ella no era la excepción.

Después de muchas salidas, en una ocasión  le toco un baile fuera de Torreón, Coa., mas especifico, en Lerdo, Dgo., para los que viven en la Comarca Lagunera, me entenderán, que aun que son casi como una sola ciudad, están dividas por el Rio Nazas.

Entonces María con su temperamento, rebelde, de aquella época  se salió de su casa para no perderse el gran baile, y se fue caminando a Lerdo, al llegar a la dirección de el baile, todo parecía  estar normal y se puso a bailar, en ese lugar se encontraba un tipo muy bien parecido y a la vista, todas querían bailar con él.

Pero él se enfocó, en María, ella con toda la suerte, pensando que era su noche, se puso a bailar y así pasaron varias canciones de la banda que tocaba en vivo, cuando de repente, ya cansada por el tiempo bailando, se agacho en la terminación de una de las canciones, cuando de repente, nota que el tipo con el que había estado bailando, no tenía calzado o se lo había quitado y le vio unas pezuñas en lugar de pies.

Como pudo, se retiró del lugar asustada y cuando ya llevaba unos cuantos pasos, volteo y claramente, vio con el que estuvo bailando toda la noche, afuera del lugar con una sonrisa burlona, ella corrió y el trayecto a su casa, pasando todo el puente del rió Nazas, fue una eternidad.

Me cuenta mi madre, que María llego llorando a su casa y le contó a mi bisabuela que era su hermana, todo lo que le había pasado, y le dijo que había sido el diablo en persona, con el que había estado toda la noche.

Desde ese día, la hermana de mi bisabuela, dejo de salir, solo para unos años después encontrar, a un buen hombre con el que se casó, pero esa anécdota, que ya se volvió una Leyenda Mexicana nunca se le va a olvidar.